EMPALADOS

El Camino hacia la gran Ciudad Amurallada [Fragmento-Relato]

(…) Comí hasta que me dolió la panza y la boca, y me quede totalmente dormido. Me parece que helaba. Me despertaron unas patadas en la espalda. Antes de abrir los ojos, o mientras los abría, vi los pedazos otra vez y me dieron arcadas. Ahora los pedazos trataban de juntarse, y armaban cuerpos raros: unos pedazos eran alas, otros …